Invasión de insectos y plantas en la Antártida

invasión en la antártida

Invasión de insectos y plantas en la Antártida

Según un artículo publicado recientemente en la versión digital de The Guardian, la Antártida sufre una invasión de plantas e insectos, y la preocupación de científicos y expertos crece cada día más.

El aumento de las temperaturas en la región polar va generando diversos y nuevos estragos que, al parecer, nadie había previsto. Si a este nefasto hecho le unimos el paso cada vez más reiterado y menos respetuoso del ser humano, esta vez el resultado es una invasión de insectos y plantas.

 

Así, con el mencionado aumento de las temperaturas en las últimas décadas, los glaciares se han ido retirando y han dejado tierra expuesta. Dicha tierra ha sido colonizada por plantas e insectos invasores como el musgo y la mosca común. Según Dominic Hodfson de la British Antarctic Survey, “La mosca común es el perfecto ejemplo del problema al que se está enfrentando la Antártida debido a las especies invasoras. La mosca se introduce en barcos, donde primero prolifera en las cocinas para asentarse después en el continente. A medida que la Antártida se calienta, las posibilidades de supervivencia de esta especie también aumentan, lo cual representa una preocupación. Insectos como la mosca son portadores de patógenos que podrían tener un efecto devastador en formas de vida autóctonas”.

 

Tres factores determinantes

 

De hecho, la Antártida tiene sus propias especies de insectos que, junto a los musgos y líquenes autóctonos, están sufriendo la creciente amenaza de la invasión, debido a tres factores principales: científicos visitantes, el creciente turismo y el calentamiento global.

 

Respecto a la cuestión del turismo, Hodgson afirma que “estos turistas suelen ser muy cuidadosos con los residuos y con el barro del calzado (ya que a través del barro podrían transportar semillas o insectos de otras áreas) cuando llegan a la Antártida. Sin embargo, sigue siendo difícil evitar la contaminación. Un problema particular son las bolsas de las cámaras fotográficas. La gente lleva estas bolsas de un continente a otro sin limpiarlas. Al posarlas en el suelo depositan, sin darse cuenta, cualquier semilla recolectada en otros lugares. Es un verdadero problema”.

 

Pero el turismo solo es una parte del problema. El calentamiento global es el principal responsable del reverdecimiento de la Antártida.  La escasa flora del continente aumenta alarmantemente. Al parecer, hay estudios que demuestran que la respuesta en crecimiento de musgo respecto a anteriores aumentos de temperatura, sugiere que los ecosistemas sufrirán rápidas alteraciones en futuros calentamientos. Este hecho podría conllevar cambios importantes en la biología y en el paisaje de la región.

 

Ante estos hechos, se están implementando diversidad de medidas. Entre ellas, un llamamiento a turistas y científicos que visitan la Antártida, a concienciarse sobre la protección de la región. Además, se implementarán planes de contingencia para abordar posibles invasiones de plantas o insectos y para protocolos de actuación para los expertos científicos frente a posibles incidentes.

 

En palabras de Hodgson, “los insectos y plantas de la Antártida han sobrevivido allí durante miles de años. Debemos hacer todo lo posible por salvar este último y prístino entorno”.

¡Compártelo!

Llámenos
Localícenos