Patología de la Madera

PATOLOGÍA DE LA MADERA

La madera es un material perecedero que puede llegar a ser totalmente destruido por distintos agentes. Por un lado, por agentes abióticos (relativos al medio) y por otro lado, por agentes bióticos (organismos xilófagos). Debido a ello, la protección y la conservación de la madera adquieren una gran importancia.

Cada caso requiere un estudio pormenorizado para poder determinar los agentes causantes de la patología y establecer el mejor tratamiento, curativo o preventivo.

En insec ofrecemos los siguientes tipos de tratamientos para la madera:

Impregnación – Tratamiento por pulverización superficial e inyección.
Cebos – Es un método alternativo de lucha biológica contra las termitas. Presenta cebos de ingestión con extraordinaria apetencia y atracción para las termitas, contenidos en un soporte celulósico. Pueden ser empleados tanto en interior como en exterior.
Gel – Este método sustituye a la colocación de válvulas inyectoras en estructuras o en elementos. Se trata de una variante al sistema de inyección.
Barreras – Para este tratamiento se colocan cinturones perimetrales tanto en tabiques como en muros y en suelos. Se realizan perforaciones y, posteriormente, se introduce en el medio un producto altamente estable y de muy baja toxicidad.
Espuma – Tratamiento de rastreles y madera con difícil acceso.

Las termitas son insectos sociales que pertenecen a la orden Isóptera.

Se han descrito más de 2.200 especies de termitas en el mundo. Siin embargo, en nuestro país únicamente se han citado cuatro especies de termitas: Kalotermes flavicollis, especie nativa de la región Mediterránea; Kalotermes dispar, especie endémica de las Islas Canarias; Cryptotermes brevis, especie originaria del Caribe y del Sur y Centroamérica que ha sido introducida por el hombre en las Islas Canarias; Reticulitermes lucifugus, especie nativa del área Mediterránea. Las tres primeras pertenecen a la categoría ecológica de termitas de la madera seca, mientras Reticulitermes lucifugus, la más común de todas, pertenece a la categoría ecológica de termita subterránea.

Aladas

  • Poseen alas que, en reposo, permanecen planas sobre el abdomen.
  • Poseen un cuerpo que mide la mitad que las alas.
  • Son de color negro.
  • La unión entre tórax y abdomen es ancha, sin estrechamiento.
  • El abdomen tiene cercos en su parte final.

Obreras

  • Poseen antenas rectas.
  • Su último par de patas no sobrepasa el abdomen.
  • Son de color color blanco.
  • La unión entre tórax y abdomen es ancha, sin estrechamiento.
  • El abdomen tiene cercos en su parte final.

Las diversas castas que comprenden un termitero son fácilmente diferenciables a nivel morfológico:

1. Reproductores primarios.

Son individuos alados con el sistema reproductor completamente desarrollado. Presentan una coloración más oscura que las demás castas, dado que poseen un tegumento más endurecido. Sólo hay una pareja en cada colonia.

2. Reproductores suplementarios.

Son individuos con alas reducidas o sin alas y con el tegumento no tan endurecido ni pigmentado como el de los reproductores primarios. Hay varias parejas en cada colonia.

3. Soldados.

Los soldados representan el 10 % de la colonia. Poseen cabeza fuertemente pigmentada y esclerotizada, con grandes mandíbulas. Los soldados dependen de las obreras para alimentarse y no poseen sistema reproductor desarrollado.

4. Obreras.

Suman el mayor número de individuos en la colonia, es decir, entre el 50 y el 60 % de la población. Son estériles, machos o hembras cuyo aparato reproductor no se ha desarrollado. Su apariencia es similar a la de las ninfas.

Características biológicas de las termitas

  • Una colonia de termitas consiste en un nido, generalmente con una única reina y un único rey, huevos, ninfas, obreras y soldados; estos últimos se encargan de defender la colonia.

  • Los nuevos individuos alados de ambos sexos abandonan volando el termitero para dispersarse y buscar una pareja. El encuentro de individuos de ambos sexos se ve favorecido por la presencia de feromonas sexuales que facilitan el emparejamiento. Los individuos de la pareja así formada, pierden las alas, e inician la construcción de una pequeña cavidad donde se realiza la fecundación y la puesta de los huevos.

  • Rápidamente la reina deja de trabajar y alimentarse por ella misma, y pasan a ser las obreras las encargadas de su alimentación.

  • En estas condiciones, la reina puede dilatar enormemente su abdomen para aumentar su capacidad de reproducir huevos, ésta puede llegar a poner en su vida varios millones de huevos, quedando inmovilizada junto con el macho en la cámara real, dedicada exclusivamente a la puesta de huevos.

  • La formación de las diferentes castas viene determinada por feromonas que emite la pareja reproductora y son transmitidas por todos los miembros de la colonia.

  • El período de desarrollo de las termitas varía en función de la especie y de la casta de la que se trate (en las castas reproductoras es más largo que en las estériles) pero en general, el tiempo que transcurre entre la oviposición y la formación de individuo adulto oscila entre cuatro y siete meses.

  • Las ninfas que eclosionan de los huevos son alimentadas por la madre y se transforman en obreras que se encargarán de construir el termitero definitivo y de alimentar a los padres y a las ninfas de las siguientes generaciones.

  • La primera condición para la existencia de las termitas es la necesidad que tienen de aprovisionarse de agua, y que para su desarrollo le es necesario un cierto grado de humedad. Por tanto, podremos encontrarlas con frecuencia en países, regiones, o comarcas húmedas, así como en lugares cercanos a ríos, arroyos, etc.., y en zonas donde las capas freáticas son poco profundas

  • En las primeras fases de la formación del termitero sólo se producen obreras, y únicamente cuando su número es elevado comienzan a producirse los soldados para la defensa de la colonia, y finalmente los reproductores suplementarios.

  • Su alimentación está basada en la madera y otros tipos de materiales que contengan celulosa, como cartones, papeles, textiles, etc. Curiosamente, las termitas no pueden digerir la celulosa por sí solas, por lo que necesitan de unos microorganismos simbiontes en su aparato digestivo que degraden la celulosa, nutriéndose de los productos obtenidos con esa degradación.

¿En qué consiste TERMIGARD® SYSTEM?

TERMIGARD® SYSTEM es un sistema completo basado en un método alternativo de lucha biológica contra termitas, fundamentado en cebos alimenticios con los cuales se consigue la erradicación de la colonia.

  • ¿En qué consisten los cebos Bio-Termistator?

Tanto el cebo de pared como el cebo de suelo consisten en una formulación especial basada en un soporte celulósico cuya extraordinaria apetencia y atracción para las termitas ha sido ampliamente demostrada. Este soporte celulósico está impregnado uniformemente de la materia activa Diflubenzuron.

  • ¿Cómo actúa el Diflubenzuron sobre los insectos?

El Diflubenzuron es un insecticida de acción retardada cuya forma de actuación se desarrolla mediante un proceso denominado Inhibición de Síntesis de la Quitina, conocido internacionalmente como CSI.

  • Efectos de Bio-Termistator en el caso de las termitas

En el caso de las termitas, el proceso a seguir se basa precisamente en su comportamiento social. Las termitas obreras son las encargadas de proporcionar el alimento a todo el termitero y este alimento, como es conocido, se transmite por alimentación estomodeica y proctodeica (transmisión del alimento boca-boca o ano-boca). Para ello es preciso primero localizar las fuentes de alimentación, función que desarrollan las obreras exploradoras. Este comportamiento es el que permite introducir el componente químico en el termitero y distribuirlo entre toda la población.

  • TERMIGARD® SYSTEM paso a paso.

INSPECCIÓN.

En los tratamientos contra termitas, llevar a cabo una inspección concisa y exacta es tan importante (o más) como realizar un buen tratamiento.
COLOCACIÓN DE LOS TESTIGOS.

En los suelos se colocarán testigos de suelo.
Una vez seleccionado el terreno en el que se sospecha que hay actividad de termitas, se procede a la instalación de los testigos, que se insertarán en el área sospechosa; para ello se realizarán orificios mediante una barrena y/o mediante otra herramienta adecuada. Los portacebos se colocan en el entorno de la vivienda afectada, en proporción de 1 cada 3’5 – 4 m.
En el interior del edificio se colocarán testigos de pared.

a) En primer lugar se localizarán las chimeneas, los cordones o los túneles realizados por las termitas, es decir, los lugares por los que transitan.
b) A continuación, se colocará el portacebo de pared de manera que interrumpa el tránsito de las termitas por los lugares antes mencionados.

COLOCACIÓN DE LOS MONITORES DE MADERA.

En un primer momento y una vez colocados los portacebos, se introducirá un monitor de madera en cada uno de ellos. Este monitor nos confirmará la existencia de termitas cuando se realicen las inspecciones que, en una primera fase, serán cada 15-30 días.

COLOCACIÓN DE LOS CEBOS TERMISTATOR.

Una vez que se confirme que el testigo tiene conexión (ataque) y transito de termitas, se sustituirá por el cebo Bio-Termistator.

MANTENIMIENTO.

Los cebos Bio-Termistator deben permanecer inmóviles y sin abrir para evitar disturbios entre las termitas. Si la cantidad consumida de cebo es considerable se procederá a sustituirlo. Si, por el contrario, no ha habido consumo por haber concluido el control de las termitas, se procederá a sustituir el cebo por una probeta testigo para poder monitorizar y detectar, en el futuro, posibles re-infestaciones.
NOTA: En función del consumo del cebo y de la actividad de las termitas, el plazo de 15-30 días puede ser modificado en cada tratamiento (dependiendo de la virulencia del ataque, de los periodos de actividad, etc.)

  • VENTAJAS DE TERMIGARD® SYSTEM
  1. Aprovecha la especial biología y el comportamiento de las termitas para que trasladen el principio activo a la colonia.
  2. No afecta al medio ambiente, a personas ni a animales; no produce olores, ni alteración de las aguas subterráneas.
  3. Representa una alternativa a los tratamientos de barrera químicos, en aquellas estructuras donde es difícil o imposible realizar dicho tratamiento.
  4. Elimina la totalidad de la colonia, no solo los insectos que entran en contacto con el insecticida.

Gracias a su viscosidad y poder de penetración (aprox. 5 cm.), se trata de un sistema idóneo para el control de la carcoma y de otros xilófagos en estructuras de madera. Este método sustituye a la colocación de válvulas inyectoras en estructuras o en elementos. Se trata de una variante al sistema de inyección.

La capacidad de penetración dependerá del tipo de madera, de la humedad relativa, del estado de la madera por ataques de xilófagos, etc. Sin embargo, según los ensayos y las pruebas realizadas por laboratorios contrastados, la penetración media que se puede lograr es de 2 a 5 cm.

Es un sistema de carácter curativo-preventivo.

Se realiza una aplicación mediante pulverización o brocha directamente en la madera, dejando una capa de producto para que sea absorbido por la madera. Se debe dejar secar entre 2 y 3 días antes de realizar cualquier otra operación.

Se aplica directamente sobre la madera, por lo que aquellas piezas que presentan recubrimientos impermeables (barnices, pinturas) deberán ser eliminados.

Las ventajas con las que cuenta este producto son las siguientes:

  • Capacidad de penetración.
  • No es tóxico por inhalación ya que no emana vapores.
  • Evita la colocación de válvulas inyectoras.
  • No precisa plazo de seguridad.

El método de inyección tiene por objeto lograr que el interior de la madera se impregne del producto protector (insecticida-fungicida).
El procedimiento consiste en el taladrado y la colocación de tacos inyectores (válvulas antiretorno) al tresbolillo (o de forma lineal si el grosor de la pieza no lo permite), cada 25 – 30 cm. a lo largo de las piezas de madera. A continuación se procederá a la inyección a presión del producto a través de las válvulas. De esta forma, se consigue la máxima penetración y homogeneización debido a la difusión forzada del protector a través de los conductos naturales de la propia madera.
Los tacos inyectores tienen un diámetro de Ø6’5 y 10 mm., dispuestos al tresbolillo o de forma lineal, y colocados cada 25 – 30 cm.

Los hongos son vegetales con una organización celular primitiva que viven de forma parasitaria, limentándose de sustancias vegetales con los que viven unidos.

Hongos cromógenos

Este tipo de hongo se alimenta de contenido celular y tan solo modifica el color de la madera, sin afectar apenas a su resistencia físico-mecánica. Estos hongos profundizan más o menos en la madera (originando coloraciones profundas o tan solo superficiales) en función de las condiciones medioambientales de temperatura y humedad.

Hongos de pudrición

Estos hongos se alimentan de los componentes de la pared celular llegando a provocar la destrucción completa de ésta. Es decir, afectan negativamente a los componentes de la pared celular de la madera, reduciendo su resistencia físico-mecánica.

Las termitas, carcomas y hongos son organismos xilófagos dañinos para las estructuras de madera de nuestras viviendas. La detección de este tipo de organismos en nuestra zona es cada vez mayor, debido a la creciente conciencia e información que existe al respecto.

Para hacer un diagnóstico es imprescindible realizar un estudio completo del edificio y determinar los focos existentes, así como las zonas afectadas. Todo ello con el objetivo de obtener la mayor información posible sobre dónde es necesario actuar y qué partes de la estructura es necesario proteger de posibles brotes. Para ello es necesario realizar un diagnóstico profundo de la mayor parte de viviendas, locales, etc.

Pondremos todos los medios a nuestro alcance para realizar los controles pertinentes y elaborar un estudio y un informe exhaustivos.

1. OBJETO

Ante la posibilidad de la presencia de insectos y hongos xilófagos en el edificio, el objetivo inicial será estudiar su localización, determinar el alcance de los daños, proceder a su identificación y proponer un plan de actuación para su control.

2. PROPUESTA DE ACTUACIÓN

Se propone realizar un estudio detallado y en profundidad de toda la estructura del edificio. Se realizarán catas para observar la madera que esté cubierta, con huecos aproximadamente de 40 x40 cm o perforaciones de Ø120 mm (si es necesario, se realizarán huecos más amplios). En función de los datos recogidos, se elaborará un plan de intervención así como un programa de mantenimiento que garantice la adecuada conservación del inmueble.

3. METODOLOGÍA

Se realizarán las catas para dejar los elementos de madera al descubierto y poder realizar las siguientes operaciones:

  • Determinación de la presencia de xilófagos en los elementos de madera. Se realizará de las siguientes maneras: empleando un aparato detector acústico de actividad, punzón, taladro, visualmente, recogida de muestras para estudio en laboratorio, etc.
  • Medición de la humedad relativa de las piezas de madera, para delimitar las zonas de riesgo.
  • Comprobación del estado estructural de algún elemento si fuese necesario.
  • Con los datos obtenidos, se elaborará un informe técnico, el plan de intervención y el programa de mantenimiento.

Comments are closed.

Llámenos
Localícenos