☞ SERVICIO DE URGENCIAS 24 HORAS ☜
94 600 90 60 (Bizkaia) Y 945 201 495 (Álava)

Las diferencias entre las avispas y las abejas

Las diferencias entre las avispas y las abejas

Sin duda, dos de los insectos más molestos y necesarios son las avispas y las abejas, pero… ¡¡sabrías diferenciarlos!!

Las avispas y abejas son una auténtica pesadilla cada verano, época en la que más se ven por nuestras calles. Cuando vemos que una avispa o una abeja se nos acercan volando y nos pueden parecer casi iguales en cuanto a su aspecto. Pero, nada más lejos de la realidad, las avispas y las abejas son insectos muy diferentes tanto por su morfología como por su alimentación y comportamiento.

Ahora bien, ¿sabes diferenciar las abejas de las avispas, y viceversa?

avispa

Principales diferencias entre las avispas y las abejas

  • EL COLOR | Las avispas son amarillas y negras y las abejas son de color pardo con un tono amarillo casi anaranjado.
  • EL ASPECTO | Las avispas tienen un exoesqueleto más pronunciado y una superficie brillante y las abejas son más robustas y peludas.
  • LA ALIMENTACIÓN | Las avispas comen insectos, frutas y néctar de flores, en cambio las abejas se alimentan del polen de las flores y plantas.
  • LA PICADURA | La avispa pica varias veces, en cambio la abeja solo una y mueren tras ello.
  • LA MISIÓN | Las avispas controlan las plagas, mientras que las abejas polinizan los cultivos.

Otras diferencias entre abejas y avispas

En las avispas el aguijón solo se da en las hembras, pues tiene una función reproductora. A través del aguijón las avispas fértiles depositan los huevos de las futuras larvas, y el hecho de que el conducto sirva para inyectar veneno a sus presas no siempre se cumple. Las avispas pueden picar a sus presas repetidas veces.

En las abejas el aguijón cumple una función defensiva y, por ello, siempre va asociado a la inoculación de veneno. En general, las abejas son insectos pacíficos que solo atacan si se sienten amenazados como individuos o a nivel colectivo, mientras que las avispas suelen ser insectos agresivos. 

El dolor de una picadura de avispa es especialmente molesto y, probablemente por este motivo, se trata de uno de los insectos menos apreciados. Es importante no molestarlas, ya que a diferencia de las abejas, que mueren cuando clavan su aguijón, las avispas pueden picar en repetidas ocasiones.

Ante la picadura de una avispa, debemos limpiar la zona afectada por la picadura con agua y jabón neutro. No presiones la picadura ni te rasques, podrías empeorar la sensación de dolor. Para prevenir una posible infección, y especialmente si te has ensuciado, puedes ayudarte de un antiséptico de uso tópico, como clorhexidina, yodo o agua oxigenada.

Tras la mordedura de una avispa normalmente se experimenta un dolor intenso e hinchazón, pero, si se te hincha la cara por completo o alguna otra parte del cuerpo, es importante descartar que puedas ser alérgico a la picadura de avispa.

 

picadura

Algunos de los síntomas de alergia a la picadura de avispa son:

  • Reacciones en todo el cuerpo, incluso en zonas donde no hemos sido picados
  • Sensación de urticaria que se extiende por todo el cuerpo
  • Dificultad para respirar con normalidad, así como ahogo, tos o asma
  • Presencia de ronchas y enrojecimiento en la piel
  • Mareos, vómitos o ganas de vomitar
  • Estornudos, lagrimeo y mucosidad nasal
  • Pérdida del conocimiento, desvanecimientos y estupor

Si estás padeciendo uno o varios de estos síntomas te aconsejamos acudir a un hospital urgentemente para que puedan evaluar tu caso y tratarte si fuera necesario

Somos profesionales homologados y certificados. Contacta en el 94 600 90 60 (Bizkaia) o al 945 201 495 (Álava) para que podamos asesorarte y ayudarte con tus problemas de plagas en el hogar.

¿Hablamos?

Puedes contactar también con nosotros por email AQUÍ

Ponte en contacto con tu asesor personal

Añade el teléfono 94 600 90 50 a tus contactos y haz tu consulta vía Whatsapp o rellena el siguiente formulario para que nos pongamos en contacto contigo a través de Whatsapp para resolver todas tus dudas de forma personalizada.

noticias de ratas

Las altas temperaturas aumentan los problemas de ratas en las ciudades

Con la llegada del calor, la presencia de plagas en las ciudades aumenta y por tanto las zonas públicas como las viviendas particulares se ven afectadas de una forma intensa. Las plagas más comunes son de ratas y ratones, cucarachas y hormigas, pero también nidos de avispas en fachadas.
Si nos centramos en los roedores, éstos cambiaron sus hábitos durante los confinamientos de la pandemia por la escasa presencia de personas en las calles y ahora los expertos aseguran que esta salida a la superficie se debe a las elevadas temperaturas.

LEER MÁS
curiosidades sobre las hormigas

CURIOSIDADES SOBRE LAS HORMIGAS

Las hormigas son muy parecidas a las termitas, y ambas pueden ser confundidas. Sin embargo, son muy diferentes, las hormigas tienen una cintura estrecha entre el abdomen y el tórax, y las termitas no. Además, las hormigas tienen cabezas grandes, antenas articuladas y poderosas mandíbulas.
Las comunidades de hormigas están dirigidas por una o varias reinas, cuya misión es poner miles de huevos para garantizar la supervivencia de la colonia. Las hormigas trabajadoras (las que normalmente vemos) son hembras sin alas que no se reproducen. En su lugar, recolectan comida, cuidan la prole de la reina, construyen el hormiguero, protegen a la comunidad y realizan muchas otras labores.

LEER MÁS
LOS INSECTOS MÁS COMUNES Y PELIGROSOS PARA LAS PERSONAS

LOS INSECTOS MÁS COMUNES Y PELIGROSOS PARA LAS PERSONAS

Los insectos nos los encontramos por todas partes en nuestro día a día. Y aunque la mayoría de ellos son beneficiosos para el medio ambiente, hay algunos que pueden causar daño a las personas y a los animales ya que son portadores de enfermedades.
Además, son los acusantes de dolorosas picaduras que albergan problemas de salud, e incluso la muerte.
Hay cinco grupos de insectos de los que debemos tener especial cuidado:
Las cucarachas, las abejas y avispas, las hormigas, los mosquitos, pulgas y chinches y los piojos.

LEER MÁS