☞ SERVICIO DE URGENCIAS 24 HORAS ☜
94 600 90 60 (Bizkaia) Y 945 201 495 (Álava)

Los efectos del cambio climático

la plaga de la procesionaria

Los efectos del cambio climático están adelantando la plaga de procesionaria en España

Las altas temperaturas y la escasez de lluvias adelantan otro año más la plaga de la oruga procesionaria debido a los efectos del cambio climático. El temprano inicio de la primavera está provocando que la procesionaria aparezca no solo antes sino también en mayor número. Está plaga es característica de los pinos y representa un gran riesgo principalmente para los perros, ya que pueden provocar hasta la muerte.

¿Qué es la procesionaria?

La procesionaria del pino es la plaga más importante de los pinares mediterráneos. Debe su nombre de «Procesionaria» a que se desplaza en grupo de forma alineada, a modo de procesión.

A partir de mayo empiezan a volar de nuevo ejemplares de «Thaumetopoea pityocampa», una mariposa nocturna que todos conocemos, en su fase de oruga, como «procesionaria del pino». Hacen sus nidos en los árboles y se alimentan de sus agujas y brotes. Cuando su número es excesivo se convierten en una plaga. A su paso, dejan un panorama desolador de pinos esqueléticos y enfermos.

Lo normal es que se de en primavera, pero el cambio climático, está provocando que la llegada de la plaga se adelante.

¿Cómo puede afectarnos la plaga de procesionaria?

Un mínimo contacto con esta especie puede generar desde dermatitis hasta lesiones oculares, pasando por urticarias y reacciones alérgicas.

Ni siquiera es necesario el contacto directo con las orugas, ya que cuando se sienten amenazadas lanzan sus pelos al aire, lo que genera irritaciones y alergias, especialmente si éstos alcanzan, los ojos. Estos pelos se llaman “tricomas”. Cada oruga procesionaria posee alrededor de 500.000 tricomas.

Además, los pelos de la oruga procesionaria contienen una toxina denominada Thaumatopina. Se desprenden como mecanismo de defensa y pueden causar urticarias a las personas y animales domésticos. En el caso de los animales domésticos, el contacto con órganos sensibles (nariz, lengua) puede incluso provocar necrosis en los mismos, y en caso de ingesta, incluso la muerte.

El mayor peligro que origina procesionaria del pino es el ocasionado en las zonas recreativas, parques y jardines, no sólo por el efecto estético que produce, sino por las peligrosas urticaciones que puede causar a las personas y animales domésticos, debiendo evitarse el contacto con las orugas, así como por zonas muy afectadas.

El peligro de la procesionaria para las mascotas

Si hemos detectado la presencia de la oruga procesionaria en nuestro jardín o en los alrededores, es necesario tomar ciertas precauciones siempre que salgamos a pasear, así como conocer algunas de las señales que indican una posible intoxicación por procesionaria:

  • Hipersalivación
  • Inflamación de la piel
  • Reacción alérgica
  • Irritación de la piel
  • Ampollas
  • Úlceras
  • Inflamación de la lengua
  • Lengua roja, amoratada o negra
  • Malestar general
  • Nerviosismo
  • Rascado excesivo
  • Problemas al respirar

¿Qué hacer si tu perro toca o come una procesionaria del pino?

A continuación, os damos unas claves para una correcta actuación de primeros auxilios, pero sin olvidar acudir al veterinario urgentemente.

  1. Sin utilizar las manos, siempre con el uso de guantes o pinzas, retiraremos con cuidadola oruga procesionaria o las vellosidades que hayan podido permanecer en el pelaje de nuestro perro.
  2. Lavaremos con abundante agua fresca y limpia la zona afectada.
  3. Evitaremos frotar, manipular o hacer presión en las posibles heridas, pues podríamos provocar que los pelos urticantes liberaran más sustancias tóxicas.
  4. Acudiremos de inmediato a un centro veterinario.

Cómo combatir la plaga de la procesionaria:

El tratamiento posible se basa en la endoterapia, una técnica de control de la procesionaria del pino que, si bien es muy efectiva y respetuosa con el medio ambiente, su coste constituye un factor limitante para el tratamiento en grandes áreas arboladas.

Otras Técnicas para combatir la procesionaria:

  • Eliminar los bolsones cortándolos uno a uno, excepto los que estén en las guías terminales, ya que pueden dañarse éstas y sería peor. Antes de cortarlos regarlos bien para disminuir las urticarias.
  • Romper las bolsas con un palo (al ser muy urticantes, hay que tener mucho cuidado). Esto hay que hacerlo los días más frescos y al atardecer, de esta manera si alguna se ha escapado no le dará tiempo a rehacer el bolsón y morirá de frio durante la noche.
  • Eliminar las orugas cuando bajen del árbol. Se puede colocar un plástico duro pegado al perímetro del tronco a modo de embudo y se llena de agua, de este modo cuando las orugas bajen del árbol en procesión para enterrarse en el suelo se ahogarán.
  • Buscar las zonas de anidación de las orugas. Cuando están enterradas en el jardín, se suele observar un montículo de arena removida y sobre elevado del terreno de unos 15-25 cm. de diámetro aproximado. Desenterrar y matar a las orugas.
  • Trampas de feromonas. Se trata de capturar machos mediante la utilización de feromonas sintetizadas de la hembra, el macho queda atrapado impidiendo que fecunde a la hembra por lo que se altera el ciclo de reproducción.
  • En zonas amplias de pinos podemos introducir depredadores naturales, siempre que no supongan, un peligro para otras especies.

Recomendaciones

Se recomienda evitar el contacto con las orugas de cualquier forma, pues la irritación es producida por el pelo urticante y un mínimo contacto con ellas hace que el pelo flote en el aire se disperse y pueda rozarnos. Para ello es aconsejable acotar la zona y ponerse en contacto con el Servicio de Emergencias 112.

Ponte en contacto con tu asesor personal

Añade el teléfono 94 600 90 50 a tus contactos y haz tu consulta vía Whatsapp o rellena el siguiente formulario para que nos pongamos en contacto contigo a través de Whatsapp para resolver todas tus dudas de forma personalizada.

noticias de ratas

Las altas temperaturas aumentan los problemas de ratas en las ciudades

Con la llegada del calor, la presencia de plagas en las ciudades aumenta y por tanto las zonas públicas como las viviendas particulares se ven afectadas de una forma intensa. Las plagas más comunes son de ratas y ratones, cucarachas y hormigas, pero también nidos de avispas en fachadas.
Si nos centramos en los roedores, éstos cambiaron sus hábitos durante los confinamientos de la pandemia por la escasa presencia de personas en las calles y ahora los expertos aseguran que esta salida a la superficie se debe a las elevadas temperaturas.

LEER MÁS
Las diferencias entre las avispas y las abejas

Las diferencias entre las avispas y las abejas

Sin duda, dos de los insectos más molestos y necesarios son las avispas y las abejas, pero… ¡¡sabrías diferenciarlos!!

Las avispas y abejas son una auténtica pesadilla cada verano, época en la que más se ven por nuestras calles. Son insectos muy necesarios (las abejas más que las avispas si puntualizamos), pero que pueden causar picaduras de gravedad en personas que sean alérgicas. Ahora bien, ¿sabes diferenciar las abejas de las avispas, y viceversa?

LEER MÁS
curiosidades sobre las hormigas

CURIOSIDADES SOBRE LAS HORMIGAS

Las hormigas son muy parecidas a las termitas, y ambas pueden ser confundidas. Sin embargo, son muy diferentes, las hormigas tienen una cintura estrecha entre el abdomen y el tórax, y las termitas no. Además, las hormigas tienen cabezas grandes, antenas articuladas y poderosas mandíbulas.
Las comunidades de hormigas están dirigidas por una o varias reinas, cuya misión es poner miles de huevos para garantizar la supervivencia de la colonia. Las hormigas trabajadoras (las que normalmente vemos) son hembras sin alas que no se reproducen. En su lugar, recolectan comida, cuidan la prole de la reina, construyen el hormiguero, protegen a la comunidad y realizan muchas otras labores.

LEER MÁS