☞ SERVICIO DE URGENCIAS 24 HORAS ☜
94 600 90 60 (Bizkaia) Y 945 201 495 (Álava)

PALOMAS URBANAS

Plaga de palomas

La sobrepoblación de palomas en zonas urbanas se ha convertido en un problema de salud pública. Con un considerable incremento de su presencia en áreas urbanas, se ha convertido en una plaga frecuente y no precisamente saludable. Entre los factores que han contribuido a dicho incremento se encuentran los cambios sociales (cambio de vida rural a vida urbana), el diseño de las edificaciones urbanas (que facilitan el refugio) y la disponibilidad en el medio urbano de alimento y agua, entre otros.

 

La raíz del problema radica en la paloma bravía, la especie de paloma más común en las ciudades. Tras haber sido empleada durante años como medio de comunicación civil y militar, ahora anida en los edificios frente a otras especies como la torcaz y la tórtola, que anidan en los árboles.

 

La complicación estriba en las enfermedades infecciosas que las palomas pueden transmitir a los seres humanos. Cabe destacar que no se trata de un hecho habitual puesto que es necesario que haya un contacto directo con el ave o con sus excrementos para que se produzca una transmisión. Sin embargo, también es cierto que estos animales transmiten enfermedades mediante agentes infecciosos como virus, hongos y bacterias.

 

¿Qué enfermedades pueden transmitir?

 

Existen diversas patologías  a las que nos enfrentamos en nuestra convivencia con las palomas, pero cabría destacar las siguientes:

 

  • Psitacosis  o clamidiosis: las palomas pueden ser infectadas por la bacteria Chlamydia (habitualmente transmitida por loros, periquitos y papagayos) y convertirse en transmisoras por vía respiratoria, secreciones nasales, excrementos o plumas. El cuadro provocado por esta enfermedad es similar al de la neumonía, la gripe o las dolencias digestivas.
  • Salmonelosis: la salmonela es una infección bacteriana que puede llegar a través de excrementos de palomas en alimentos contaminados y a través de ropa tendida.
  • Alveolitis alérgica: se trata de una reacción alérgica derivada de una hipersensibilidad a las plumas y al polvo fecal de las palomas.
  • Criptococosis: el Cryptococcus Neoformans es un hongo que se encuentra en el excremento de las palomas. La transmisión puede producirse por inhalación de levaduras parecidas a los hongos. Esta enfermedad se manifiesta como meningitis o meningoencefalitis.

 

Teniendo en cuenta todo lo anteriormente mencionado, puede ser importante conocer algunas pautas que contribuirán a reducir los riesgos asociados a la convivencia entre seres humanos y palomas.

 

Cohabitación sin riesgo

 

  • No suministrar alimentos a las palomas. La alimentación intencionada induce a la aglomeración localizada, que puede ser fuente de problemas sanitarios.
  • Mantener en buenas condiciones de conservación las edificaciones. Se trata de una obligación de la propiedad y es la manera más eficiente de evitar problemas.
  • Poner en manos de profesionales la protección de las edificaciones.

 

Control de palomas

 

Un control adecuado y eficaz de palomas pasará por un estudio de las instalaciones (comunidades, edificios y/o monumentos históricos) para determinar qué método se adapta mejor a cada situación.

 

Sistema eléctrico, red, alambres, púas y repelente líquido, son algunos de los métodos más empleados para disuadir a las palomas de asentarse en nuestro entorno. Se trata de sistemas inocuos para las aves aunque aportan una gran eficacia.

 

Para más información sobre nuestros servicios, visita nuestra página: www.insec.es

Ponte en contacto con tu asesor personal

Añade el teléfono 94 600 90 50 a tus contactos y haz tu consulta vía Whatsapp o rellena el siguiente formulario para que nos pongamos en contacto contigo a través de Whatsapp para resolver todas tus dudas de forma personalizada.

noticias de ratas

Las altas temperaturas aumentan los problemas de ratas en las ciudades

Con la llegada del calor, la presencia de plagas en las ciudades aumenta y por tanto las zonas públicas como las viviendas particulares se ven afectadas de una forma intensa. Las plagas más comunes son de ratas y ratones, cucarachas y hormigas, pero también nidos de avispas en fachadas.
Si nos centramos en los roedores, éstos cambiaron sus hábitos durante los confinamientos de la pandemia por la escasa presencia de personas en las calles y ahora los expertos aseguran que esta salida a la superficie se debe a las elevadas temperaturas.

LEER MÁS
Las diferencias entre las avispas y las abejas

Las diferencias entre las avispas y las abejas

Sin duda, dos de los insectos más molestos y necesarios son las avispas y las abejas, pero… ¡¡sabrías diferenciarlos!!

Las avispas y abejas son una auténtica pesadilla cada verano, época en la que más se ven por nuestras calles. Son insectos muy necesarios (las abejas más que las avispas si puntualizamos), pero que pueden causar picaduras de gravedad en personas que sean alérgicas. Ahora bien, ¿sabes diferenciar las abejas de las avispas, y viceversa?

LEER MÁS
curiosidades sobre las hormigas

CURIOSIDADES SOBRE LAS HORMIGAS

Las hormigas son muy parecidas a las termitas, y ambas pueden ser confundidas. Sin embargo, son muy diferentes, las hormigas tienen una cintura estrecha entre el abdomen y el tórax, y las termitas no. Además, las hormigas tienen cabezas grandes, antenas articuladas y poderosas mandíbulas.
Las comunidades de hormigas están dirigidas por una o varias reinas, cuya misión es poner miles de huevos para garantizar la supervivencia de la colonia. Las hormigas trabajadoras (las que normalmente vemos) son hembras sin alas que no se reproducen. En su lugar, recolectan comida, cuidan la prole de la reina, construyen el hormiguero, protegen a la comunidad y realizan muchas otras labores.

LEER MÁS