☞ SERVICIO DE URGENCIAS 24 HORAS ☜
94 600 90 60 (Bizkaia) Y 945 201 495 (Álava)

PLAGA DE RATAS

Roedores como plaga

Las ratas que se vuelven plaga

 

Las ratas viven próximas al ser humano y las conocemos como “roedores comensales” por todo el tiempo que llevan compartiendo su alimento con las personas. Según Anecpla, los residuos orgánicos que dejamos los seres humanos, son los más peligrosos, ya que al amontonarse éstos, las ratas salen de las alcantarillas para alimentarse de ellos. Las condiciones idóneas para atraer una plaga de ratas son más cotidianas de lo que pensamos.

 

Las ratas se reproducen a gran velocidad: su promedio de vida, según la especie, es de un año aproximadamente y a los tres meses comienzan a procrear. La media de camadas al año suele ser de cinco, con un promedio de 8 a 12 crías por camada. Esta capacidad reproductora es uno de los motivos por los cuales las ratas son consideradas como una plaga.

 

Al factor reproductivo habría que añadirle otro factor: el crecimiento de esta población puede convertirse en un gran problema para la población humana, de no aplicarse políticas eficaces de exterminación. Es decir, la muerte de este animal por motivos naturales o por superpoblación comienza a los 5 o 6 meses, por lo que la población aumenta exponencialmente. Así, aplicar políticas y tratamientos eficaces de exterminación se convierte en un pilar fundamental del control de roedores.

 

Por otro lado, también es importante tener en cuenta el factor climático en la formación de una plaga. A pesar de ser primavera y verano las épocas de mayor eclosión, existen otros factores que condicionan el clima a lo largo del año que pueden propiciar determinados tipos de infestaciones.

 

Daños materiales y acción contaminante

 

Las ratas suelen provocar rechazo por estar asociadas a enfermedades y a la suciedad. Lo cierto es que rara vez pensamos en los daños materiales que pueden generar y casi nunca nos planteamos su peligrosidad en función de su capacidad “destructora”.

 

Además, se trata de animales muy persistentes, y si consiguen entrar en una propiedad o edificación, es muy difícil sacarlas de allí, donde pueden causar éstos y otros daños:

 

  • Daños en el aislamiento de la casa.
  • Daños en las paredes y suelos al roer.
  • Generar incendios al roer los cables eléctricos.
  • Daños en los terrenos, los muros de contención y estructuras similares al hacer sus madrigueras.
  • Daños en mercancías y en producto terminado.
  • Daños en alimentos.

Por otro lado, no debemos olvidar el potencial contaminante de los roedores, que pueden llegar a contaminar alimentos y medio ambiente sin que podamos percatarnos de ello. Dicha contaminación puede ser origen de cuadros alérgicos.

 

Transmisión de enfermedades

 

Como hemos mencionado anteriormente, las enfermedades transmitidas por las ratas (entre ellas, a otros vertebrados y a humanos) constituyen una de las principales preocupaciones cuando nos enfrentamos a una plaga de roedores. Entre dichas enfermedades podríamos destacar las siguientes: fiebre hemorrágica argentina, tifus murino, peste bubónica, leptospirosis, fiebre por mordedura de rata, salmonelosis, etc.

 

Para comprender en qué condiciones se manifiestan y transmiten estas enfermedades, debemos tener en cuenta que existen tres vías de transmisión:

 

  • A través de vectores de la rata como pulgas, piojos o ácaros. Éste sería el caso de la peste bubónica, el tifus murino y la ricketsiosis
  • A través de fluidos corporales: heces, orina, secreciones nasales y saliva, entre otros. En estos casos, las enfermedades o sus agentes causales evolucionan activamente dentro de la rata, para ser posteriormente transmitidas por mordeduras, etc.    Enfermedades como fiebre por mordida de rata, leptospirosis, rabia, teniasis o triquinosis, entre otras, son propagadas de esta forma.
  • Finalmente, existen diversas enfermedades que los roedores suelen propagar por transmisión mecánica (arrastre) de materias infectadas de un lugar a otro. Entre dichas enfermedades se encuentran la hepatitis, la salmonelosis, la fiebre tifoidea y la tuberculosis.

 

Signos de existencia de una plaga de roedores

 

Objetos roídos. Las ratas y ratones están continuamente royendo materiales. Por lo tanto, ver marcas de dientes en alimentos, cables o papeles, entre otros, será un indicador casi seguro de presencia de roedores.

Excrementos y orina. Los excrementos recientes son negros, brillantes y arcillosos, mientras que los excrementos con más tiempo estarán secos y duros. En cuanto a la orina, los roedores suelen dejar rastros lineales. Si hay muchos, suelen generar olor a amoniaco.

Borrones en el suelo y huellas. Como resultado del contacto del cuerpo del roedor con la superficie, los roedores suelen dejar manchas de color gris oscuro. En cuanto a las huellas, las patas delanteras de las ratas tienen 4 dedos mientras las huellas de las patas traseras son más grandes y tienen 5 dedos, lo que hace que sus huellas sean perfectamente identificables.

Sonidos. Otra forma de detectar si hay roedores en casa es por los sonidos. Su presencia puede delatarse fácilmente por el sonido de las patas o por la actividad de roer. Dichos sonidos se escuchan particularmente durante la noche.

Madrigueras. Éstas se pueden hallar en bancos de tierra, debajo de desperdicios y bajo el cemento. Si la madriguera esta activa estará libre de polvo y telarañas. La entrada principal tendrá el suelo duramente compactado y las marcas de frotación serán fácilmente visibles.

Surcos. Al emplear siempre las mismas rutas, los roedores suelen dejar surcos o hendiduras. Aquellos en los que hay actividad estarán libres de polvo y telarañas, y podrán encontrarse en ellos heces frescas y marcas de frotación.

 

Consulta nuestros servicios para roedores en www.insec.es

Ponte en contacto con tu asesor personal

Añade el teléfono 94 600 90 50 a tus contactos y haz tu consulta vía Whatsapp o rellena el siguiente formulario para que nos pongamos en contacto contigo a través de Whatsapp para resolver todas tus dudas de forma personalizada.

noticias de ratas

Las altas temperaturas aumentan los problemas de ratas en las ciudades

Con la llegada del calor, la presencia de plagas en las ciudades aumenta y por tanto las zonas públicas como las viviendas particulares se ven afectadas de una forma intensa. Las plagas más comunes son de ratas y ratones, cucarachas y hormigas, pero también nidos de avispas en fachadas.
Si nos centramos en los roedores, éstos cambiaron sus hábitos durante los confinamientos de la pandemia por la escasa presencia de personas en las calles y ahora los expertos aseguran que esta salida a la superficie se debe a las elevadas temperaturas.

LEER MÁS
Las diferencias entre las avispas y las abejas

Las diferencias entre las avispas y las abejas

Sin duda, dos de los insectos más molestos y necesarios son las avispas y las abejas, pero… ¡¡sabrías diferenciarlos!!

Las avispas y abejas son una auténtica pesadilla cada verano, época en la que más se ven por nuestras calles. Son insectos muy necesarios (las abejas más que las avispas si puntualizamos), pero que pueden causar picaduras de gravedad en personas que sean alérgicas. Ahora bien, ¿sabes diferenciar las abejas de las avispas, y viceversa?

LEER MÁS
curiosidades sobre las hormigas

CURIOSIDADES SOBRE LAS HORMIGAS

Las hormigas son muy parecidas a las termitas, y ambas pueden ser confundidas. Sin embargo, son muy diferentes, las hormigas tienen una cintura estrecha entre el abdomen y el tórax, y las termitas no. Además, las hormigas tienen cabezas grandes, antenas articuladas y poderosas mandíbulas.
Las comunidades de hormigas están dirigidas por una o varias reinas, cuya misión es poner miles de huevos para garantizar la supervivencia de la colonia. Las hormigas trabajadoras (las que normalmente vemos) son hembras sin alas que no se reproducen. En su lugar, recolectan comida, cuidan la prole de la reina, construyen el hormiguero, protegen a la comunidad y realizan muchas otras labores.

LEER MÁS